El regreso de un actor enérgico olvidado por algunos y desconocido por los mas jóvenes en un espectáculo marcado por la música y alocados movimientos en escena.

La obra se presenta con un aspecto indie con cámaras que siguen a los protagonistas y proteccion en vivo, creando un biodrama del actor Gustavo Garzón quien baila, canta y hace un perfonmance sobre el escenario, lo pintan y peinan mientras habla en medio de escena comentando su interacción y conversaciones con otros actores del espectáculo. Cuenta sobre su vida privada, sus problemas al no conseguir trabajo y hasta cuándo lucho y ganó contra el cáncer. Garzón deja todo sobre el escenario demostrando su buen estado físico y que los años obtenidos no son impedimento para actuar.

Marina Otero cuenta por su parte como fue conocer a Gustavo y como fueron los planes para crear una obra de teatro en conjunto. En momentos sale del guión y traspasa la cuarta pared hablando directamente al público, mostrando no solo su habilidad para crear una obra teatral fuera de lo normal, una gran habilidad para la actuación y una simpatía en su perfonmance combinado el canto y letras de su autoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *